Para qué sirve y cómo se usa la factura "M"

Desde el 20 de octubre es obligatoria y servirá para combatir la evasión. Para los contribuyentes tiene algunas ventajas y varias desventajas.
El 20 de octubre de 2003 entró en vigencia la Resolución General de la AFIP número 1575. La misma establece un nuevo régimen que deberán observar los contribuyentes que revistan el carácter de Responsables Inscriptos en el IVA cuando soliciten por primera vez la autorización para emitir los comprobantes clase "A".

Estos nuevos requisitos se establecen debido a que los comprobantes "A" generan la posibilidad de cómputo de crédito fiscal en los adquirentes de bienes, locatarios y prestatarios de servicios.

El objetivo perseguido por el fisco es combatir maniobras fraudulentas generadas por contribuyentes "fantasmas" que no poseen una estructura patrimonial y operativa que respalde las operaciones facturadas y generadoras de crédito fiscal.



Estos falsos contribuyentes emiten comprobantes legales (por lo general facturas) autorizados por la AFIP en función a las normas vigentes, y por lo tanto producen menor recaudación para el erario público al generar el cómputo de créditos fiscales que nunca fueron ingresados al fisco (débito fiscal discriminado en los comprobantes tipo "A")

Además de los nuevos requisitos que deberán tener en cuenta los contribuyentes (ver infografía), esta norma genera cambios en la operatoria comercial de los emisores, relacionados con la forma de cancelar las operaciones y los regímenes de retención de impuestos nacionales en función al comprobante emitido.

Las ventajas de la M
  • El fisco cuenta con una nueva herramienta para combatir la evasión y las prácticas desleales (facturas truchas) de emisión de comprobantes.
  • Se ejerce mayor control en determinados contribuyentes que comienzan a realizar operaciones comerciales sin poseer una mínima solvencia patrimonial.
  • Los adquirentes de bienes, locatarios y prestatarios de servicios tendrán mayor seguridad en la validez de los comprobantes.
  • El organismo fiscal se asegura que los emisores de Facturas "M" ingresen el 100% del débito fiscal declarado mediante el nuevo régimen de retención.
Las desventajas
  • Los contribuyentes (personas físicas o empresas) que se encuentren en una etapa inicial de operaciones, y que por lo tanto, no posean la solvencia patrimo nial mínima exigida por la norma, tendrán mayores dificultades debido a que se presume que son contribuyentes de alto riesgo, lo que no necesariamente es cierto.
  • La emisión de Facturas "M" por montos superiores a $ 1.000 genera saldos a favor recurrentes en los emisores de buena fe, debido a que sufren la retención del 100% del débito fiscal, y por lo tanto se ven imposibilitados de absorber sus créditos fiscales, lo que les produciría un importante deterioro financiero.
  • Se genera una mayor carga administrativa en los contribuyentes debido ya que todos aquellos sujetos que reciban comprobantes tipo "M" deberán actuar como Agente de Retención de IVA.
  • Los emisores de comprobantes "M" y "A" con leyenda, tendrán un mayor costo de preimpresión de comprobantes, debido al número escaso que autorizará la AFIP por la totalidad de los puntos de emisión y por los plazos de vencimientos más reducidos de los comprobantes.
Realizado por Gestión Compartida SA.

* Fuente: Clarin.com